viernes, 2 de mayo de 2008

ALCORCÓN, VÍCTIMA DE LA PERFIDIA





"La Patria está en peligro. Madrid perece víctima de la perfidia francesa. Españoles, acudid a salvarla". Andrés Torrejón ( alcalde de Móstoles ). 2 de mayo de 1808.



Napoleón, triunfante en Europa, fija su codiciosa mirada sobre España, obligando al rey español Carlos IV, para que sea su aliado en la conquista de Portugal. Este es el pretexto que utiliza el ambicioso Emperador para invadir la Península.


Mientras tanto en Madrid, el ambiente es muy hostil hacia las fuerzas francesas y en una atmósfera cargada de inquietudes, llegamos al glorioso día del 2 de mayo de 1808; desde bien temprano se congregó la multitud ante el Palacio Real, en la Plaza de Oriente y al subir al coche para conducir a Francia a Don Francisco de Paula, hermano pequeño del nuevo monarca en el exilio D. Fernando VII , que iba llorando, alguien lanzó el histórico grito "¡que nos lo llevan!" y al momento, hombres y mujeres, rodean las carrozas tratando de impedir el viaje pero las fuerzas del invasor disparan y la sangre de los primeros mártires vuelve a abrir una página gloriosa en la Historia de España.


Los soldados españoles ¿qué hacen en tanto?. Acuartelados, sin órdenes directas del Rey, permanecen confusos y pasivos. Sin embargo el capitán Daóiz no se resigna a ver impasible como muere su pueblo; arenga a sus soldados y entonces se les une el capitán de artillería Don Pedro Velarde, con treinta voluntarios más, al grito de ¡Viva Fernando VII!..¡Viva España!... Se recluyen todos en el Parque de artillería, situado en el barrio de las Maravillas. Con ellos se encierra la flor y nata del barrio: manolos (habitantes de los barrios bajos: Rastro, Lavapiés, Puente y calle de Toledo,...) y chisperos (vecinos de los barrios altos: Maravillas, Barquillo, San Antón,....).


A pesar del heroísmo español, no le cuesta gran trabajo al general francés Murat arrollar a la muchedumbre que invade ya calles y plazas. Posteriormente publica un bando, ordenando el fusilamiento de todo español que sea encontrado con armas de cualquier clase, siendo así fusilados sin formación de causa, centenares de infelices inocentes, simplemente por llevar cortaplumas o tijeras; el Salón del Prado y los desmontes de la Moncloa se empapan con la sangre de los mártires de la Independencia. El genial pintor aragonés Don Francisco de Goya, traslada al lienzo aquellos cuadros de horror para asombro de generaciones futuras.


Hombres y mujeres, sin embargo al grito de ¡ La Patria está en peligro ! , se arman con trabucos viejos, navajas y palos, disponiéndose a combatir al invasor al frente de su españolísimo alcalde Don Andrés Torrejón. Y es que el pueblo hispano, siempre hidalgo, cortés y hospitalario, no ha consentido nunca que pise como invasor del suelo patrio la plantilla de ningún extranjero.

Breve extracto del libro 1808-1814



En todas las épocas ha habido alcaldes y gobernadores de provincias, al igual que Napoléon, que utilizando la astucia, deslealtad y engaño han logrado imponer su voluntad a pesar de la oposición del Pueblo. Sin embargo, otros alcaldes como Andrés Torrejón, del que algunos dicen era descendiente de la villa de Alcorcón, son los auténticos héroes que saben unir a toda una Nación y llevarla en bolandas hacia un objetivo honesto, leal y común. Nos sentimos muy orgullosos además, porque muchos de estos héroes fueron vecinos de Alcorcón enrolándose en la partida de Juan Palomo, siendo José «el Cano» su máximo exponente y dando nombre por cierto, a la venta del Cano o Ventorro.


Estos hombres en los últimos meses, nos han servido de inspiración para movilizarnos y grital NO al poder establecido por una de las mayores injusticias que se han cometido en nuestra ciudad. Para todos esos héroes, ahora más que nunca y desde la Blogosfera de Alcorcón, El Bastión les dedica estas estrofas de nuestro bello himno:

Alcorcón, cuna de alfareros
Alcorcón, pueblo de Castilla,
Alcorcón, lugar acogedor.

Eres para mi, cual árbol de raíces profundas
así Alcorcón nuestro pueblo creció,
acogiendo en su dulce penumbra
a todo aquel que cobijo pidió.

Alcorcón, 2 de Mayo de 2008




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Se agradece conocer más cosas de historia, y así podemos comprobar que ha cambiado todo mucho en dos siglos. De ser un pequeño pueblo que atacaba al gran Goliat, ahora nos han atacado por todos los flancos con los Carreflus y el alcampo. Pero bueno, aparte de este topicazo está bien recordar la hazaña del pueblo de Madrid.

Buen puente chavales!

Ro. dijo...

Que triste coincidencia la del himno no?, nunca lo había visto pero me llama la atención esa frase de "Cual árbol de raices profundas, nuestro pueblo creció".
Si que es verdad durante mucho tiempo la ciudad creció como un árbol de raices profundas y ahora esa misma ciudad arranca las raices profundas de esos árboles de cuajo. ¿Será esto una premonición? De todas formas no hay frase más bella que pueda resumir o de la que se pueda intuir lo que está pasando en la actualidad de nuestra ciudad.
Buen puente!