miércoles, 28 de mayo de 2008

EL DEFENSOR DEL CIUDADANO



He de reconocer que Enrique Cascallana tiene cierto aire provocador. Confirmando mi teoría, hace unas semanas se nos descolgó con un nuevo cargo creado por el mismo, denominado el defensor del ciudadano ( bueno, en este caso defensora de idem ), cargo que en palabras del propio regidor "desempeñará una labor de control al gobierno municipal dotando al ciudadano de un instrumento para la participación activa". ¡¡¡Ole, ole y ole!!! (permítanme que me recupere de la risa).

¿ No es genial el personaje en cuestión ? Ahora que tiene multitud de frentes abiertos al ver las protestas totalmente legítimas de ciudadanos por la destrucción del Parque de los Castillos, las quejas por la suciedad en el entorno de las isletas "ecológicas", grandes retrasos en las obras de los pisos del Ensanche Sur, protestas de los vecinos de Fuente Cisneros, pantallas acústicas inexistentes, falta de liquidez en el ayuntamiento recurriendo a nuevos créditos, proyectos de urbanismo desaforado en el ensanche norte y un largo etcétera, saca de la chistera este cargo para que los vecinos puedan dirigir sus quejas o reclamaciones y como si de una SUPERHEROÍNA se tratara, pueda obligar a rectificar actuaciones del jefe supremo que la designó. ¿ Vds. se lo creen ?


La figura del Defensor del Pueblo local (equivalente al del ciudadano actual) surge en la Edad Media como valedor de los intereses de la comunidad por expreso deseo de la misma, siendo elegido por ésta. ¿ Adivinan que sucedió con esta figura al cabo de los siglos ? Bingo; desapareció simplemente porque llegó a convertirse en alguien molesto para el poder municipal, es más, se convirtió en figura non grata al representar la defensa de los intereseses de la colectividad en detrimento de los intereses de unos pocos, representados por los regidores (esto me suena). ¿ Qué es lo que sucede en la actualidad? Pues que no está definido por ley sino que es el propio municipio el que regula los distintas funciones y maneras de proceder de dicho cargo.


La única Institución equivalente y regulada por ley es El Defensor del Pueblo citado en el artículo 54 de La Constitución española. Se supone que es un organismo que controla las actuaciones de las Administraciones dando cuenta al Parlamento. Aunque yo me pregunto ¿ recuerdan Vds. que El Defensor del Pueblo acuda a algún Parlamento nacional, autonómico o local a denunciar al gobierno de turno por incumplimiento de leyes, denuncias por corrupción, etc ? Es más, ¿ es noticia que lo denuncie ? ¿ Tiene los medios suficientes como para que su actuación sea vinculante ? En otras palabras ¿ Sirve de algo esta Institución ? Para muestra expondré unas breves pinceladas del último informe del 2006 (1738 páginas únicamente...). 89.518 quejas se han recogido contra 39.610 en el 2005 agrupadas en 31.443 expedientes contra 18.975 del año anterior. De todos estos expedientes solamente se han concluido 2.202 (7%) donde se llegó a las siguientes conclusiones:

-878 fueron actuaciones correctas (mala suerte).
-501 actuaciones se subsanan por las Administraciones (buenos chicos).
-116 actuaciones no se subsanan ( en otras palabras, sigo haciendo lo que me de la gana ).
-707 Otros ( esta me encanta porque no especifia nada al respecto ).

¿ Se dan cuenta que de todos los expedientes presentados únicamente se han subsanado por las Administraciones el 1,6% ? (ya puestos, pueden dirigir sus quejas a El Defensor del Bastión que seguramente tenga un porcentaje de éxito mayor, solo con hacerse eco de ellas). Me apuesto una caña con quien sea que de esas 501 actuaciones la mayoría son asuntos menores. Por cierto, únicamente se presentaron 525 expedientes de Medio Ambiente, concluidos 8 y siendo 3 de ellos actuaciones subsanadas por las Administraciones. En función de lo expuesto, saquen Vds. sus propias conclusiones.

Si es que en este mundo está todo inventado y como ya dijo en su momento Napoleón Bonaparte, "si quiero que algo no funcione, creo una comisión". Alumnos aventajados hay en todas partes y épocas aunque mucho ojo que también sabemos cuán amargos fueron los últimos años del Emperador invasor debido a sus errores estratégicos, siendo recluido en la isla de Santa Helena por ello. Quizás el complejo megacultural CREAA sea para algunos, la nueva Santa Helena del siglo XXI. Estaremos atentos.



1 comentario:

Dionisio García dijo...

Yo empecé a reclamar en septiembre del 2005 al Ayuntamiento sobre una, mejor dicho, dos infracciones que un bar cerca de casa comete en cada temporada de terrazas de veladores. Como el A., tras numerosos escritos presentados en el registro, no atendía mi solicitud ni me daba razones para no hacerlo, en mayo del 2006 me dirigí al Defensor del Pueblo. Desde entonces, lo único que he obtenido han sido tres o cuatro escritos de éste en los que, en cada de uno de ellos, me dicen invariablemente que han escrito al Ayuntamiento de Alcorcón y que cuando tengan respuesta me darán cuenta de su contenido. Como se verá, una experiencia bastante infructuosa con la institución del defensor.
En cuanto a la defensora del ciudadano, habrá que esperar a ver cómo funciona, cómo será el estatuto o reglamento que lo regule etc. Lo que sí es de esperar es que esa graciosa ambigüedad que hay en el nombre de Defensora del Ciudadano, y en del Defensor del Pueblo, (aquello de ‘genitivo objetivo’ —defender al ciudadano— y ‘genitivo subjetivo’ —defender a alguien, o a algo, del ciudadano—) esa ambigüedad, decía, se deshaga en favor del primer sentido, es decir, en el sentido de defender al ciudadano. Amén.